~Tsuki no hikari~

El gran Japón medieval! (Foro de rol yaoi, yuri y hetero).
 
ÍndicePortalGaleríaFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Ahora adopción de personajes, puedes pasar a verlos aquí! Quizá quieras alguno ¬w¬...
Más colores para postear, date una vuelta por aquí para decidir qué color le pondrás para el rol a tu personaje!
¿Dudas con los rangos de las geishas? Pasa aquí!
¿Necesitas cerrar un tema? ¡Aquí puedes hacerlo!
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña
Staff
Últimos temas
» El fin
Miér Sep 14, 2016 1:49 am por Tierna-Kikyo

» Habitación de Shiro
Mar Ene 08, 2013 6:45 pm por Mariuk

» Mal día en el circo
Sáb Ene 05, 2013 12:24 pm por Mariuk

» ¿Conversando?
Dom Oct 14, 2012 12:19 am por Mariuk

» Nuevos horizontes~
Sáb Oct 13, 2012 7:50 pm por Mariuk

» Explorando el territorio (Chi)
Mar Oct 09, 2012 3:44 pm por *Kanna*

» De compras ^^
Mar Oct 09, 2012 3:41 pm por *Kanna*

» El profesor de ética ~Instituto Sanctury~
Dom Sep 09, 2012 12:00 am por Sou8

» Info Sobre japón :D
Vie Ago 17, 2012 11:49 am por Tierna-Kikyo

Mejores posteadores
Tierna-Kikyo (3331)
 
Mariuk (2021)
 
Sou8 (1391)
 
hELLYON (810)
 
Noxy (668)
 
anya_misato (552)
 
koe_ki (530)
 
Yuuri (416)
 
Tormenta de Fuego (312)
 
Manzhanakaiyr (301)
 
Compañeros
Crear foro
Crear foro
BD ROL
Notre Dame
Bookmarking social
Conserva y comparte la dirección de ~Tsuki no hikari~ en tu sitio social bookmarking
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 34 el Jue Dic 05, 2013 7:32 pm.

Comparte | 
 

 Al destino no se le puede escapar

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Tormenta de Fuego
Geisha
Geisha


Cantidad de envíos : 312
Edad : 26
Fecha de inscripción : 18/03/2008

MensajeTema: Al destino no se le puede escapar   Miér Mar 19, 2008 3:23 pm

Al destino no se le puede escapar



Resumen: Adonis fue sacado de Japon para salvarlo, atras quedo Zetsu el valiente hermano mayor que se sacrifico por el pequeño ciego, convirtiendose en el amante de Kantaro. Pero ahora Adonis a vuelto a Japon para salvar a su hermano, pero el destino es el destino y con quien primero tropiesa al llegar a Japon es con aquel por el cual lo alejaron de su tierra, Iori.

Capítulo 1: Caminos Cruzados



Adonis era un joven que le hacía verdadero honor a su nombre.

Era hermoso, de cabellos rubios hasta la parte superior de los hombros, eran delicados y suaves rizos, piel pálida y suave; no era muy alto, apenas un metro sesenta debía de medir, y sus ojos sus preciosos ojos eran violetas, pero sin vida. Sí, sin vida, Adonis era ciego.

Adonis era hijo de un rico empresario japonés. Su padre, Shougo Hitani, era un rico empresario que se movía en el bajo mundo de la mafia, y su madre, Isobel Petronades, era una hermosa mujer inglesa.

Su padre se había enamorado de su madre e Isobel lo había rechazado, pero a un yakuza no se le rechazaba, así que Shougo la había secuestrado y obligado a casar con él. Al parecer el tiempo los hizo amarse o simplemente acostumbrarse.

Y entonces, su madre quedó embarazada de su primer hijo, Zetsu, un precioso niño que era una copia exacta de Shougo, cabello negro lacio, piel pálida, ojos rasgados pero verdes como los de la misma Isobel.

Apenas cinco años después llegó él. Desde que su madre quedó embarazada, las pruebas arrojaron que aquel bebé era un varoncito fértil. En aquel entonces Shougo estaba metido en problemas, así que no dudó ni un sólo momento en hacer lo que más le convenía.

Le ofreció su hijo por nacer y fértil, en matrimonio para cuando este cumpliera los quince años, al gran jefe de los Yakuzas para su hijo, un pequeño de siete años llamado Iori, y que se decía que era un mismísimo demonio como su padre, el gran Kantaro Yagami.

Kantaro serio le dijo que no, así que resignado Shougo ofreció al niño como amante para Iori cuando este cumpliera los quince años. Kantaro se lo pensó apenas unos minutos, pero aceptó; Shougo era muy guapo y su esposa Isobel, una hermosa y angelical rubia, lo era aún más, así que sin duda aquel bebé sería una belleza.

El bebé nació y fue llamado y registrado como Adonis por su madre, antes de que Shougo, quien había estado de viaje, llegara al país y pudiera opinar.

Pero apenas llevaba el bebé unas horas de nacido cuando los médicos lo descubrieron. Adonis había nacido ciego, por problemas y mal manejo de los médicos a la hora del parto. Aquellos ojitos violetas, como los de todos los bebés, nacieron sin luz y jamás cambiaron su color.

Temeroso de que Kantaro rompiera su sociedad, pues aún estaban en problemas económicos, Shougo ocultó el detalle; de momento, ya cuando tuviera el dinero para pagarle a Kantaro le diría y le reembolsaría el dinero prestado.

Adonis era consentido grandemente por Isobel y por Zetsu, su hermanito mayor. Y a pesar de que era un niño ciego y sus ojitos violetas carecían de vida, era muy inteligente.

Sabía distinguir casi todos los sonidos y los olores.

Cuando Adonis cumplió cinco años y por ende Zetsu cumplió los diez años, Isobel descubrió el cruel trato que había hecho Shougo sobre su hijo menor para salvar la fortuna de la familia. Así que decidida guardó silencio y preparó su huida con sus hijos.

Le tomó tiempo hacerlo, pero cuando Zetsu cumplió once años y Adonis seis, todo estuvo listo. Con apenas una mochila pequeña con ropa de sus hijos y de ella, y muchísimo dinero en su bolsillo, emprendió la huida. Pero fue descubierta y las alarmas empezaron a sonar en toda la gran mansión Hitani.

Zetsu también un niño muy inteligente para su edad, miró a su madre.

- Deben huir madre, pero alguien debe quedar atrás para entretener a padre o nos encontrará a los tres.

Isobel asintió.

- Lo sé - Dijo entregándole a su hijo mayor la manita de su hermano menor - Yo me quedaré, en Grecia os recibirá mi hermano. - Pero Zetsu no aceptó la manita de Adonis, y dándole un beso en la frente lo empujó hacia su madre.

- Yo me quedaré madre, ahora salva a Adonis y háblale de mí y dile que lo quiero.

El pre-adolescente se dio la vuelta y corrió hacia la casa. Los ojos de Isobel se llenaron de lágrimas, pero tomando a su hijo pequeño en brazos corrió hasta donde la esperaba un coche que la llevó a una pista clandestina, y de ahí partió hacia Grecia, un lugar donde jamás Shougo Hitani la buscaría.

Durante cuatro años más, Hitani pudo ocultar a Kantaro la huida de su hijo y de su esposa. Pero cuando Zetsu cumplió los quince años, Kantaro lo descubrió todo.

Descubrió que el bello Adonis, de quien sólo había visto foto, no estaba en un colegio inglés con su madre y que Shougo no tenía ni idea de dónde estaban ambos, y que para colmo, aquel precioso niño había nacido ciego.

Él mismo fue con sus hombres aquella sorpresiva noche a la mansión Hitani a vengarse y matar a Shougo y a su hijo mayor Zetsu, quienes los informes indicaba que a sus quince años vivía con su padre.

***

Zetsu oyó un escándalo en la parte baja de su casa y se despertó alarmado, tomó su arma automática de debajo de su almohada, y le quitó el seguro. Se levantó con sólo el pantalón de su pijama, que era negro, sus pies estaban descalzos, sus ojos, de un extraño color para un japonés, verde, estaban en guardia, y sus cabellos eran negros como la noche. Era joven, pero aún así poseía un cuerpo esbelto y elegante, y los rasgos de su rostro eran hasta cierto punto andróginos.

Bajó y se encontró con un tremendo tiroteo en la planta baja de su casa, casi toda la guardia Hitani estaba muerta, por unos extraños hombres vestidos de negro, con un desconocido emblema plateado en el hombro izquierdo, una especie de rosa cubierta por un fuego rojo.

Vio a su padre peleando con tres hombres, los cuatro armados con katana. No dudó en levantar su pistola y disparar con una puntería letal. Asimismo usó todas las balas de su pistola hasta que se quedó sin ellas, y tomando una katana que había perdido uno de esos hombres con aspecto de samurai, empezó a pelear, cortando gargantas y miembros por igual, hasta que llegó junto a su padre, y espalda contra espalda lucharon.

- ¿Quiénes son?

Le preguntó Zetsu a su padre.

- Los Yagami.

Respondió Shougo.

- Te dije que nunca debiste de hacer la locura que hiciste al engañar a esa gente.

Dijo Zetsu serenamente, matando a dos con un certero tajo circular de su katana cercenándole las gargantas.

Los dos Hitani peleaban con todo, pero pronto no quedó ni un sólo hombre de la guardia Hitani con vida, y los Yagami eran muchos. Pronto fueron sometidos.

Shougo, que tenía una bala en su pierna y que había perdido mucha sangre, ya no luchaba, pero Zetsu, quien parecía tan fresco como si acabara de llegar al combate, se debatía como una fiera, lanzando mordiscos, patadas y puños, hasta que entre cinco lo sometieron.

Entonces a la mansión entró un impresionante hombre de cabellos y ojos negros. De rodillas en el suelo, donde lo tenían sometido aquellos cinco hombres, Zetsu levantó sus ojos verdes y miró directamente a aquel hombre recién llegado, y que era obviamente el líder de los Yagami.

Al ver aquellos hermosos y desafiantes ojos verdes, que a pesar de saber que iban a morir no tenían miedo y lo desafiaban, Kantaro Yagami quedó sin aliento, y supo que aquel niño de quince años sería suyo, completa y absolutamente suyo.

- Mátenlo.

Indicó señalando a Shougo con un gesto de su cabeza. Shougo miró a su hijo en despedida.

- No, padre.

Gritó Zetsu, pero fue muy tarde, el gatillo había sido jalado y la cabeza de su padre perforada por un certero tiro.

Zetsu se desplomó en los brazos de sus captores sin luchar más, dejando que fuera lo que el cielo quisiera de él, total, estaba seguro de que moriría.

Sintió unos pasos detenerse frente a él, no le importó, siguió mirando al suelo; su largo cabello negro cubría su rostro y él lo agradecía, pues no quería que nadie viera sus lágrimas.

Shougo había cometido muchos errores y no era el mejor padre en el mundo, sus errores lo habían separado de su madre y de su precioso hermano pequeño, pero aún así, Shougo era su padre y él lo amaba como tal.

Pero la persona que se había puesto frente a él, se inclinó y tomando su barbilla con las manos lo hizo levantar la cabeza y le retiró el negro cabello que llegaba hasta casi la cintura del agraciado y en ese momento triste rostro.

Era el mismo Kantaro Yagami. Verde y negro se volvieron a mirar fijamente.

- Mío - Sonrió maquiavélicamente el hombre.

Zetsu no supo por qué pero se estremeció por primera vez con verdadero miedo.

- No temo a la muerte.

Dijo orgulloso y altivo. Kantaro sonrió de medio lado.

- Tú no morirás. Tu padre ofreció un amante fértil para mi hijo, pero ese amante huyó así que tú tomarás su lugar, pero en mi cama, no en la de mi hijo.

Zetsu jadeó asombrado.

- Jamás.

Fue todo lo que pudo decir. Kantaro levantó la mano y lo abofeteó, la cabeza de Zetsu giró y el muchacho sintió cómo su mejilla picaba y quemaba.

- No tienes opción. Tráiganlo.

- No - Gritó Zetsu, debatiéndose como una fiera para evitar que lo arrastraran.

En eso llegaron hombres subiendo del área que era el sótano de la casa, y con ellos arrastraban a las mujeres que al comienzo del tiroteo se habían ocultado. Todas mujeres o niñas del servicio.

- Bien - Dijo Kantaro maliciosamente. - Ya que el joven aquí es tan orgulloso - Dijo volteándose a ver a las mujeres - Ustedes chicos podrán divertirse con estas hermosas mujeres de la mansión Hitani. - Le dijo el hombre a sus guardias. Los hombres lanzaron gritos de júbilo y se lanzaron contra las mujeres, menos dos gigantescos hombres que sostenían a Zetsu.

Se abalanzaron sobre las mujeres como verdaderos salvajes. Las mujeres gritaron asustadas y aterradas. Zetsu reaccionó y soltándose de los hombres que lo sostenían y que tenían la guardia baja se arrodilló frente a Kantaro bajando su rostro.

- Haré lo que quiera, por favor, pero deje a las mujeres.

Rogó Zetsu. Kantaro se agachó ligeramente y tomándolo de la barbilla lo hizo mirarlo a los ojos.

- Ya es muy tarde para eso, Zetsu, esto te servirá de lección, pequeño Hitani. Pero si aceptas, puedo hacer que las niñas se salven y sean intocables, ¿qué dices?

Zetsu miró a las niñas que eran las más aterradas que estaban y a varias mujeres que con la mirada, echadas en el suelo por los hombres que las ultrajaban, rogaban por que él aceptara. Zetsu volvió a mirar a Kantaro y la mano que le extendía. De sus hermosos ojos verdes salió una lágrima mientras bajaba la cabeza derrotado, y ponía su mano sobre la que el otro le tendía.

Kantaro lo jaló hacia él haciéndolo levantarse y chocar con su cuerpo. Le rodeó con un brazo la cintura, mientras con otro le tomaba la barbilla y levantándolo del suelo, lo besaba. Zetsu mantenía sus derrotados ojos cerrados y se dejaba hacer mansamente. Cuando Kantaro rompió el beso, apretó su cabeza contra su pecho.

- Te odio.

Le susurró Zetsu. Kantaro sonrió por eso.

- Las niñas son intocables.

Advirtió a sus hombres. Estos no les importó, estaban muy entretenidos con las mujeres y las niñas les daban igual.

Fue así como Zetsu se convirtió en el intocable amante de Kantaro Yagami, el líder de los Yakuza.
Volver arriba Ir abajo
Tormenta de Fuego
Geisha
Geisha


Cantidad de envíos : 312
Edad : 26
Fecha de inscripción : 18/03/2008

MensajeTema: Re: Al destino no se le puede escapar   Miér Mar 19, 2008 3:23 pm

***

Mientras, ocultos en Grecia vivían Isobel y Adonis, en una casa pequeña con jardín. Adonis había aprendido a leer, pero no a escribir a mano, aunque tenía una computadora que decía las letras y las teclas por las bocinas permitiéndole así al chico poder escribir y pues la costumbre le hacía saber dónde estaba cada tecla. También tenía un teléfono celular, que decía los números permitiéndole hacer llamadas por teléfono.

Guiándose por el tacto podía saber cuando una persona era bonita o cuando era fea. Leía y hablaba japonés, inglés y griego. Obviamente, su lectura era en libros de ciego.

Pero dentro de su ceguera, Adonis era un niño normal de clase media con una madre amorosa y trabajadora.

Pasaron los años y Adonis creció hasta que cumplió dieciocho años. Cuando cumplió los dieciocho años, su madre murió, pero no antes de dejar muy bien asegurado el futuro de Adonis con todo lo que había invertido, su seguro de vida y las joyas con las que huyó a Grecia. También dejó un diario escrito especialmente para ciegos, para que Adonis lo leyera después de su muerte.

Pues Isobel sabía que moriría, pues aunque no le dijo nada a Adonis, Isobel tenía leucemia y poco a poco la enfermedad la fue matando.

Mientras en Japón, Zetsu, quien tenía ya veintitrés años y estaba durmiendo en la cama con Kantaro, se levantó llorando en el momento en que su madre murió, y sin saber cómo supo que su madre había muerto.

Al ser mayor de edad y ser independiente, a pesar de su ceguera, los servicios sociales no se pudieron llevar a Adonis.

Fue cuando leyeron el testamento de Isobel Petronades que Adonis encontró el diario y supo toda la verdad.

Supo que su verdadero nombre no era Adonis Petronades, sino Adonis Hitani Petronades. Supo toda la historia que lo rodeaba a él y a su madre, pues ahí Isobel lo contaba todo, y supo de Zetsu, alguien a quien amó, nada más leer su nombre en aquel diario.

Fue por Zetsu que se decidió a volver a Japón, él no sabía si Zetsu lo recordaría o tan siquiera si lo quería ver, pero él necesitaba conocerlo, agradecerle y decirle que lo amaba.

Así que compró un pasaje de avión a Japón, hizo los trámites con una agencia especial que se encargaría de su transporte allí, de su hospedaje y de localizar con sigilo a Zetsu Hitani sin que nadie más lo supiera, pues después de haber leído el diario de su madre, a Adonis le quedó claro que se debía de mantener alejado de su padre, lo que él no sabía era que Shougo estaba muerto y que de quien en verdad debía de cuidarse era de los Hitani.

Una vez en el aeropuerto de Japón bajó del avión ayudado por su inseparable bastón, unos anteojos oscuros cubrían sus preciosos pero muertos ojos, y a su espalda tan sólo una mochila, pues de la otra maleta se encargaba la empresa que había contratado.

Preguntó a la azafata por el cauter de recepción y esta le indicó el camino y se ofreció a acompañarlo, pero acostumbrado a valerse por sí mismo Adonis rechazó la oferta.

Pero el aeropuerto estaba muy lleno y pronto Adonis se desorientó. Metió la mano en su bolsillo para buscar su móvil fastidiado, sin dejar de caminar, pero en un lugar tan lleno como ese ocurrió lo inevitable.

Chocó con otra persona y ambos se precipitaron al suelo, Adonis sobre la persona.

- Idiota, ten cuidado.

Dijo la obvia voz de un hombre. Y si Adonis hubiese podido ver, hubiese quedado sin aliento ante el japonés pelirrojo de ojos rubí.

- Es que acaso es... - El japonés se interrumpió al ver el bastón de ciego que había caído unos pasos más apartado.

Adonis se echó a un lado quedando sentado en el suelo, y se quitó los lentes con una mano, demostrando sus hermosos ojos violetas sin vida.

- ...¿Ciego? - Completó Adonis lo que el desconocido no había terminado de decir - Sí, lo soy - Respondió tanteando el suelo en busca de su bastón.

El japonés, que había quedado encandilado viendo a la preciosidad delante de él, reaccionó, tomando el bastón y poniéndoselo en las manos mientras lo ayudaba a pararse.

- Lamento mucho el accidente, buscaba el cauter pero temo que me perdí.

Dijo Adonis cortésmente.

- Yo lo llevaré.

Se ofreció presuroso el japonés. Adonis fue a declinar la oferta pero sabía que sin ayuda no llegaría jamás al cauter, así que aceptó. El hombre le tomó la mano y la puso sobre su brazo para dirigirlo. Lo llevó hasta el cauter, donde había varias recepcionistas.

- ¿Hay algún hombre esperando por Adonis Petronades?

Preguntó el hermoso ciego a una de las recepcionistas.

- Sí, señor Petronades, estoy atrás de usted.

Adonis se volteó hacia la voz. El hombre tomó su mano y la llevó a su rostro.

- Abel Niuman, soy su guía enviado por la agencia.

Se presentó el hombre joven de facciones delicadas y hermosas, por lo que pudo palpar Adonis, aunque su cabello apenas llegaba a los hombros. Lo que Adonis no podía ver, pero sí el hombre japonés que lo acompañaba, era que Abel Niuman era una belleza de ojos miel y cabellos castaños.

- Señor... - Se volteó Adonis hacia donde había estado el japonés que no se había movido. - Muchas gracias por ayudarme. Que tenga un buen día. - Le sonrió mientras se agarraba al brazo de su nuevo guía, quien le había pasado una tarjeta que al palpar con sus dedos Adonis había podido leer, certificando que Abel era efectivamente su guía.

El japonés vio a Adonis alejarse y sonrió, que hermoso era ese ángel, cuyos ojos no tenían luz.

- Adonis Petronades - Repitió el nombre del joven ángel saboreándolo - Nos volveremos a encontrar pronto, te lo aseguro mi hermoso extranjero, como que me llamo Iori Yagami.


Continuará...
Volver arriba Ir abajo
WAWA OSTIL
Kubikiri
Kubikiri


Cantidad de envíos : 67
Fecha de inscripción : 07/08/2008

MensajeTema: Re: Al destino no se le puede escapar   Vie Ago 15, 2008 12:19 am

MMMMMM ME SUENA A QUE LO ABIA LEIDO EN ALGUNA OTRA PARTE MMM PERO EN REALIDAD ESTA CHIDO
Volver arriba Ir abajo
Tormenta de Fuego
Geisha
Geisha


Cantidad de envíos : 312
Edad : 26
Fecha de inscripción : 18/03/2008

MensajeTema: Re: Al destino no se le puede escapar   Vie Ago 15, 2008 2:05 am

posiblemente en slaheaven o amor yaoi ^^
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Al destino no se le puede escapar   Hoy a las 5:44 pm

Volver arriba Ir abajo
 
Al destino no se le puede escapar
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Dejar escapar el amor? conformismo, miedo, mentiras?
» ¿Puede comer helados con 18 meses?
» Llevar al bebé de frente en la silla puede ser perjudicial
» Se puede hacer dieta mientras das el pecho?
» ¿Puede un reactor nuclear explotar como una bomba atómica?

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
~Tsuki no hikari~ :: ♥Extras♥ :: -Off rol :: .:*-Fanfics-*:.-
Cambiar a: